Viacrucis comunitario

Este año tenemos la posibilidad de rezarlo juntos en el templo, y también de modo virtual!

  • La cita presencial es cada martes de la cuaresma, en la iglesia, al terminar la santa misa de las 10:00 horas.

  • Y para quienes no pueden acudir a la iglesia, también tenemos la opción de rezar desde casa -en el momento del día que mejor les convenga-, a través de dos videos que hemos elaborado gracias a la ayuda de muchas personas de la comunidad. El primero es el más reciente, y el segundo es el que grabamos el año pasado, al inicio de la pandemia. 

ADEMÁS:

Si lo prefieres, puedes descargar aquí los documentos PDF para rezar directamente, sin video:

Un poco de historia sobre el viacrucis: 

Este acto piadoso se comenzó a practicar en Jerusalén. Ciertos lugares de la Vía Dolorosa (aunque no se llamaba así antes del siglo XVI) fueron reverentemente marcados desde los primeros siglos. Hacer allí las estaciones de la cruz se convirtió en la meta de muchos peregrinos desde la época del emperador Constantino (siglo IV). Según la tradición, la Santísima Virgen visitaba diariamente las estaciones originales y San Jerónimo, Padre de la Iglesia, escribió sobre la multitud de peregrinos de todos los países que visitaban los lugares santos en su tiempo. Sin embargo, no existe prueba de una forma fija para esta devoción en los primeros siglos.

Desde el siglo XII los peregrinos escriben sobre la «Vía Sacra«, como una ruta por la que pasaban recordando la Pasión. No sabemos cuándo surgieron las estaciones según las conocemos hoy, ni cuándo se comenzó a concederles indulgencias, pero probablemente fueron los franciscanos los primeros en establecer el vía crucis, ya que a ellos se les concedió en 1342 la custodia de los lugares más preciados de Tierra Santa. Tampoco está claro en qué dirección se recorrían, puesto que, según parece, hasta el siglo XV muchos lo hacían empezando en el Monte Calvario y retrocediendo hasta la casa de Pilato.

Comprendiendo la dificultad de peregrinar a la Tierra Santa, el papa Inocencio XI concedió en 1686 a los franciscanos el derecho de erigir Estaciones en sus iglesias, y declaró que todas las indulgencias anteriormente obtenidas por visitar devotamente los lugares de la Pasión del Señor en Tierra Santa, las podían en adelante ganar los franciscanos y otros afiliados a la orden haciendo las Estaciones de la Cruz en sus propias iglesias según la forma acostumbrada.

Las Estaciones de la Cruz (santo viacrucis) se pueden hacer con gran beneficio todo el año y son especialmente significativas durante la cuaresma. Cada viernes santo, el papa reza el viacrucis desde Roma para recordar a los mártires, y nuestro llamado a seguir sus pasos.