Alguna vez, hace ya unas tres décadas, un grupo de la Misión Católica, liderado por el entonces párroco, padre Eusebio Redondo, visitó una obra que promovía a las mujeres en India, dirigida por Hermanas Carmelitas españolas.

Después del regreso este grupo se comprometió a recoger medios económicos para ayudar a las Hermanas en sus diferentes proyectos. Este compromiso se llamó “Solidaridad con India”. En la celebración de Nikolaus la Misión organizaba una gran fiesta de solidaridad para recaudar dinero. Este dinero, unido a muchos otros aportes generosos, se enviaba una vez al año a India.

En época del párroco Nodiel Sánchez la causa de la Solidaridad con India se asoció a la Fiesta de Verano. En dos ocasiones el padre Nodiel invitó a la Fiesta a la Hermana Carmelita María Teresa Conde. Ella había sido una de las pioneras en la obra de las Carmelitas en India, apoyada por la Misión. Por el material fotográfico enviado a la Misión, la obra parece haberse centrado últimamente en la educación de niñas de la región, reunidas en internados.

La Solidaridad con India es pues el proyecto ya tradicional de la Misión Católica que recoge y envía el usufructo de la Fiesta de Verano, junto con otras donaciones voluntarias, para el apoyo de los internados dirigidos por Hermanas Carmelitas en India, que hoy por hoy son ya nativas.